Despedimos a nuestra madre Zoila Vidal de Hernández por su viaje a la eternidad

0
453
Junto a mi madre Zoila (Q.E.P.D.) y mis dos hijos.

Carlos Hernández.-

San Carlos, septiembre 19.- Este jueves 19 de septiembre de 2019 es el sepelio de mi madre, Zoila Vidal de Hernández, en la ciudad de Tinaco, estado Cojedes, donde después de recibir los oficios religiosos en la iglesia Nuestra Señora del Rosario de la Chiquinquirá de Tinaco, sus restos serán depositados en el panteón al lado de mi padre Juvenal Hernández.

De esa unión nacieron 4 hijos, Juvenal José (Ingeniero), Carlos (quien escribe, Periodista), Marianela (Médico) y Carolina (Abogado). La familia se extendió hasta nietos y bisnietos, gracias a la bendición de Dios.

Junto a parte de la familia.

Despedimos a nuestra madre con el amor que nos unió para siempre y algún día, en el reino de Dios, estaremos juntos nuevamente. Damos gracias a toda la familia y a los amigos que nos dieron su palabra de aliento para soportar el dolor. Pero como cristianos católicos también tenemos alegría porque sabemos que después de esta vida, viene el encuentro con el Señor, gracias a su misericordia.

Mi madre fue una mujer ejemplar. Siempre preocupada por la seguridad y protección de sus hijos, pero también de su esposo y del hogar bien constituido. Nos llenó de valores, esenciales para la vida. Fue emprendedora, en su haber tiene haber creado un pre-escolar en su misma casa, el cual mantuvo por muchos años. Pero también fue una trabajadora a carta cabal, ejerciendo la profesión de mecanógrafa en los primeros años cuando llegó a Tinaco, proveniente de su natal estado Apure. Fue maestra de kinder en el hoy pre escolar «José Carrillo Moreno» en Tinaco. También fue comerciante de productos Stanhome, regentó un abasto y una farmacia que fundó en Tinaco junto a mi padre. Luego ejerció como secretaria en el Poder Judicial en San Carlos de donde fue jubilada.

El oído musical que heredamos viene de su parte. Tocaba el cuatro, cantaba y le gustaba bailar. Siempre fue entusiasta a la hora de una celebración familiar.

Su temor de Dios, el respeto por la iglesia, los sacramentos, los mandamientos, estuvieron presentes permanentemente a lo largo de toda su vida.

Fue una mujer dinámica. Hizo mucho ejercicio hasta muy avanzada edad. Eso le permitió tener un salud impecable, aunque lógicamente con las dolencias naturales y algunas enfermedades que en vida le afectaron, pero que jamás la vencieron.

Damos gracias a Dios por haberla tenido y que nuestras raíces vengan de ella. Su amor por mi padre fue eterno y seguirá Siendo. Gracias mamá. Perdón por las incomprensiones circunstanciales, pero jamás hubo distanciamiento ni desamor. Todos tus hijos te amamos y respetamos. Seguirás permanente en nuestras mentes y corazones. Dios te conceda el descanso eterno. Danos tu bendición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here