Hospital de San Carlos merece mayor atención y dotación por parte de las autoridades

0
92

Carlos Hernández.-

San Carlos, octubre 9.- (Las Noticias de Cojedes).- El Hospital «Dr. Egor Nucete» de San Carlos, requiere de una mayor dotación y atención integral por parte de las autoridades regionales y nacionales, para que los cojedeños tengan un servicio a la altura de las exigencias y necesidades del colectivo.

Cuando miembros de la comunidad se acercan a los medios, en un intento por elevar su voz para exigir sus derechos, aunque muchas veces con temor porque no han terminado de entender que los representantes del gobierno no son dueños del Estado sino administradores circunstanciales, el rol de los comunicadores sociales se siente más comprometido aún con ese pueblo sometido a tantas carencias, en parte por la ineptitud en el gobierno, falta de voluntad para el servicio público en muchos funcionarios así como por la corrupción que se ha enquistado en la mayoría de las instituciones públicas.

El Hospital general de San Carlos ha tenido desde su fundación, momentos de calidad en cuanto a su funcionamiento y dotación, sin que detallemos períodos o gobernantes, así como sus años de serias dificultades, carencias y deficiencias, como precisamente ocurre en esta etapa.

No es posible que en «Emergencia» no haya sino un solo tensiómetro, no hay un termómetro, un yelco, o cualquier otra «nimiedad», pero que puede convertirse en algo muy serio a la hora de lo que califica como Emergencia. Que para conseguir una ambulancia para trasladar un paciente desde una casa en San Carlos (peor aún si se trata de otros municipio) hasta el Hospital «Egor Nucete» haya que hacer una odisea, tener suerte o estar realmente «enchufado».

Esas pequeñas cosas, se convierten en problemas de los cuales puede depender una vida y una vida se respeta. Para ello es necesario que quienes gobiernan, dejen de pensar sólo en el bienestar material propio y de su entorno, y se conviertan en verdaderos servidores públicos, en personas con sensibilidad social, que entiendan que están en dichos cargos de representación popular o en direcciones de servicios públicos para cumplir con la Constitución y las leyes, al servicio de los ciudadanos.

Ojalá, quienes se sientan afectados por este llamado público que hacemos, por solicitud del pueblo, reflexionen y pongan su mano en el corazón y cumplan con el deber que tienen y si no es así, pues, pongan sus cargos a la disposición de las instituciones de las cuales dependen.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here