Padre Oswaldo ·Capocho» García el 16N: «Dios no quiere que vivamos en la ignorancia, en la pobreza, en la miseria»

0
221

Carlos Hernández.-

San Carlos, noviembre 17.- En la marcha efectuada este sábado 16 de noviembre, a través de la cual la sociedad civil venezolana y en específico la de Cojedes, salió a protestar por la crisis que azota al país, el padre Oswaldo «Capocho» García, fue una de las miles de personas que salieron a ejercer este derecho constitucional y al dirigirse a los asistentes dijo: «Dios no quiere que vivamos en la ignorancia, en la pobreza, en la miseria». 

A través de la cobertura periodística hecha por el colega Alexander Olvera, publicada en su cuenta Facebook, se observa al presbítero en plena caminata, a pesar de haber salido de un proceso de convalecencia recientemente, con una actitud muy positiva, alentando a los marchantes con palabras llenas de fe en Dios, orientadas a la necesidad de la construcción de la civilización del amor, a pesar de todas las circunstancias que se vive en esta nación.

Claramente expuso «Dios no necesita nada de nosotros, pero nos ama como hijos y por eso no quiere que vivamos en la ignorancia, en la pobreza, en el hambre y la miseria, quiere que vivamos en un mundo donde reine la civilización del amor, en paz, donde tengamos lo mínimo necesario para vivir de manera decente, donde los niños no se nos mueran de hambre, donde los enfermos tengan lo necesario para que por medio de la ciencia médica y la bendición de Dios no mueran antes del tiempo que Dios les tenía previsto. Eso lo quiere el Señor».

Bajo un sol inclemente y el calor sofocante característico de esta capital cojedeña, el padre «Capocho», con sus 92 años a cuestas, fortalecido por su fe en Cristo y el afecto que le tienen los cojedeños agregó: «Dios quiere que nosotros seamos instrumentos Él, y ser instrumentos de Dios no es quedarnos con la boca cerrada diciendo: «Señor ven a ayudarme»… yo me quedo acostado en mi cama mientras tú me ayudas».

De esa manera su mensaje se orientó a la necesidad de que cada uno de los cojedeños y de los venezolanos luchen activamente por lo que anhelan, un cambio democrático, la recuperación moral, social, económica y política del país, para una convivencia pacífica, democrática, de respeto, de paz y sobre todo de amor a Dios que se traduce en amor al prójimo, de ayuda a los más necesitados, lejos del odio, la corrupción. Es cambiar la cultura de la muerte por la cultura de la vida.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here