Alexander Mireles: Venezuela vivió desde 1958 a 1998 una etapa de oportunidades y progreso

Alexander Mireles, dirigente político y social de Cojedes, reflexionó sobre el 23 de Enero y la Venezuela de ayer y hoy.

Carlos Hernández.-
San Carlos.- “Historiadores chimbos quieren desconocer el gran acontecimiento histórico ocurrido en Venezuela el 23 de Enero de 1958, cuando se dio fin a un régimen dictatorial encabezado por el General Marcos Pérez Jiménez y se inició una etapa democrática que hizo prosperar a Venezuela, país que con todos sus errores y debilidades, emergió como potencia latinoamericana, reconocida mundialmente”.
Así lo expresó el abogado Alexander Mireles, conductor de programa radial y líder de Voluntad Popular en Cojedes, quien resaltó la importancia de la unidad del pueblo, Fuerza Armada, sectores empresariales y políticos de la Venezuela de 1958 para dar por finalizada la etapa de las dictaduras militares en nuestra nación.
Mireles pasó a decir que: “Durante esta etapa los principales partidos políticos Acción Democrática, Copei, URD (Unión Republicana Democrática), pudieron convivir por más de 40 años junto a organizaciones de izquierda como el Partico Comunista de Venezuela (PCV), Movimiento Al Socialismo (MAS), Nueva Alternativa (NA), Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Movimiento Electoral del Pueblo (MEP) entre tantos otros, a los cuales se les dio participación democrática, tuvieron representantes en el parlamento nacional, se les respetaban sus ideas y hasta cogobernaron en algunos casos. Un ejemplo de esa convivencia y participación podría ser, por ejemplo, el señor José Vicente Rangel, jubilado por el Congreso de la República, quien vivió siempre al amparo de las instituciones democráticas y fue electo por votos del pueblo gracias a la entonces representación proporcional de las minorías, que por cierto eliminó el actual régimen con el desagradecido apoyo del señor Rangel”.
-Ciertamente el sistema democrático tuvo sus fallas, pero todas corregibles. No es cierto –dice Mireles- que Venezuela se sometió a un empobrecimiento general, represión y corrupción durante estos 40 años; por el contrario, estas son las características del actual régimen mal llamado revolucionario producto de una ideología desfasada llamada Socialismo del siglo XXI. Desde 1958 hasta 1998, Venezuela vivió una etapa de progreso, durante la cual se hicieron obras significativas como el puente sobre el lago de Maracaibo, la reapertura de Universidades y fundación de otras, creación de miles de liceos, escuelas y hospitales, el Teatro Teresa Carreño, el Metro de Caracas, Autopista Regional del Centro, Autopista hacia La Guaira, represa del Guri, se creó el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, la Policía Técnica Judicial, la Corporación Venezolana de Petróleo que dio paso a PDVSA, se nacionalizó el hierro y el petróleo, se construyó el puente Angostura sobre el Orinoco, se hizo el distribuidor La Araña en Caracas, hubo programas sociales en materia de viviendas, salud, infraestructura e incentivo al deporte, Becas Gran Mariscal de Ayacucho, entre muchas más que no podríamos terminar de enumerar por cuestión de espacio.
Otro rasgo importante –agregó el declarante- fue el desplazamiento social durante la era de la democracia venezolana, que permitió a venezolanos que venían de zonas de bajos recursos crecer social y económicamente una vez graduados como profesionales en las distintas universidades. Las nuevas parejas podían tener acceso a adquirir bienes como viviendas, vehículos, hacer turismo nacional e internacional, ir al supermercado y comprar alimentos de las marcas y medidas preferidas, igualmente ropa, calzado, accesorios, ir al cine, comer un helado, disfrutar de un buen café, en fin, las cosas normales a las que un ciudadano normal, sin riquezas ni fortunas, debe tener en un país encaminado hacia un porvenir seguro y estable.
Hoy hay igualdad en la miseria
“Hoy todas esas posibilidades quedaron destruidas gracias a un régimen que no tiene paz con la miseria, que ha incrementado la pobreza, ha igualado a los venezolanos en el último escalón socioeconómico, que ha destruido la empresa privada, acabaron con los hatos y haciendas productivas de alimentos, redujeron la agroindustria transformadora de los rubros del campo para satisfacer la demanda de alimentación de calidad”.
-La verdad –asegura Mireles- es que Venezuela fue víctima de una descarada injerencia extranjera, de una especie de invasión inducida por una casta política mediocre que sí ha traicionado el pensamiento del Libertador, permitiendo que la clase política cubana hiciera posible sus voraces intenciones históricas de penetrar Venezuela y despojarla de su riqueza, pero lo más sagrado, del ser humano, ideologizándolo, idiotizándolo, transculturizándolo, enajenándolo, llevándolo bajo presión a creer que es bueno lo que precisamente lo está acabando, lo está minimizando como persona. Han querido crear un sistema donde todos piensen de una misma manera, a conformarse con dádivas, a sobrevivir y no a vivir a plenitud. Pero históricamente está demostrado que todo pueblo sojuzgado de esa manera ha despertado de su letargo, porque el hambre también hace reaccionar a las personas, reflexionar y rescatar su libertad, y eso ya lo estamos viendo en barrios y urbanizaciones de Venezuela, no precisamente por los medios audiovisuales amenazados por el régimen, sino gracias a las redes sociales.

Be the first to comment on "Alexander Mireles: Venezuela vivió desde 1958 a 1998 una etapa de oportunidades y progreso"

Deja un comentario