Columna: TINAQUILLO EN TRES ESCENAS

carro

Raúl Castellanos Latouche

Periodista & Profesor UC

@raulcastellanos

Escena I. la inseguridad acecha

La inseguridad cada vez está cobrando más víctimas en Tinaquillo y en todo Cojedes. Nadie puede estar tranquilo en ninguna parte, indiferentemente la hora. La situación sobrepasa las medidas de seguridad que la gente pueda asumir para resguardarse. Recientemente estuve en una actividad cultural en el centro Tinaquillo y por la dinámica del programa desarrollado la jornada terminó a las 7:45 de la noche, la gente salía apuradita y dibujado en el rostro rasgos de desesperación al saber que deben enfrentar los avatares de la noche y la peligrosidad que eso implica. Fue así que coordinadamente un grupo de personas caminaban apresuradamente y otras corrían hacia sus vehículos, otro grupo ya era esperado en las afueras por alguien que estaba con motor encendido en algún carro para largarse de inmediato, mientras un remanente abordaba algunos taxis que transitaban por la zona, paso seguido en cuestión de escasos minutos y como si fuera una operación comando, toda la avenida estaba desierta. Este es solo un ejemplo de los niveles de inseguridad con el cual tenemos que convivir para mantenernos dentro del paragua de la seguridad. No obstante, es importante mencionar que, durante ese tiempo, nunca se observó vigilancia policial, patrullaje o algo que medianamente se le parezca, salvo los vigilantes privados del centro comercial y de una conocida red de farmacias. Así estamos todos en nuestras comunidades y hogares, en las calles y avenidas, en el comercio, plazas y lugares públicos. Los tinaquilleros cada vez están más desamparados, a pesar que otros, en medio de fanatismos absurdos puedan articular palabra para decir otra cosa.

carro

Escena II.  Mosca con la hepatitis viral

El escenario sanitario y epidemiológico en la región esta de cuidado, tal como lo señalamos en días pasados en esta columna. Mucho antes de la semana mayor se comentó en la capital cojedeña de algunos casos de hepatitis viral, sin embargo, las autoridades respectivas poco o nada hicieron durante esos primeros avisos. Durante la Semana Santa, el reporte médico indicaba que habían atendido cerca de 75 casos en la emergencia pediátrica con síntomas de este cuadro. Luego de este asueto, el número de pacientes con esta patología viral se había expandido mucho más, mostrando para la actualidad cifras no oficiales sorprendentes. Este acontecimiento tiene en preocupación a al cuerpo médico apostado en el hospital y en los establecimientos de salud privada. Realmente las condiciones de insumos no son las mejores para darle frente a este brote de hepatitis viral, que en menos escala se han reportado casos en Tinaquillo, Tinaco y otras poblaciones del estado. Es recomendable que la familia tome todo tipo de precauciones en el consumo de agua y alimentos, además del lavado de las manos y atender la higiene para la debida manipulación de alimentos. Los médicos encargan estar atentos ante cualquier síntoma como; la falta de apetito, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, intolerancia a la luz, náuseas, vómito, cambio de coloración amarillenta en las conjuntivas y en la piel y ciertos trastornos del gusto y olfato. Ante este cuadro, la recomendación es acudir inmediatamente al facultativo, quien luego de auscultar al paciente indicará lo procedente.

higado

Escena III. Estamos sin gas

Varias son las amas de casa que han tenido que buscar otras alternativas, por cierto, primitivas y superadas en el tiempo, para a duras penas poder cocinar los alimentos a los miembros de la familia. Todo este fenómeno incomprensible en un país petrolero, pero con profunda escases en gas doméstico. Muchas han sido las promesas incumplidas al pueblo para brindar un servicio eficiente, lejos quedó el objetivo primordial de Gas Comunal, el cual recitaba; que se creaba para garantizar un servicio oportuno, seguro y a precio justo al pueblo, mediante el control del transporte, almacenamiento, envasado y distribución. Luego de algunos años, nos dimos cuenta que todo quedó en una buena intención y en el discurso demagógico. Ahora vemos como esporádicamente, hacen ciertos operativos en algunas comunidades para que el interesado pueda adquirir una bombona de gas. Esta realidad trae serias dificultades, como por ejemplo, el traslado desde cada hogar hasta un sitio especifico. Esta acción requiere de un esfuerzo individual de cada comprador, que se encargará de desinstalar y llevar por cualquier medio el cilindro hasta el lugar de acopio. Entonces es común observar niños, mujeres y personas de la tercera edad, arrastrando los cilindros por las calles hasta donde les sea indicado, ignorando tal vez el latente peligro que significa la manipulación de este artefacto y obviando las normas de seguridad establecidas para estos casos. Superada esta prueba, hay que pagar en efectivo y todos sabemos lo que esto significa, para luego dejar el cilindro por algunos días y cuando indiquen, nuevamente iniciar la ruta de retorno del cilindro a los hogares de cada quien, con el aditivo que ahora la bombona pesa mucho más.

Invito a nuestros lectores escuchar cada sábado a las 9:00 am por Class 98.7 Fm, nuestro programa “Cabina Libre” … ¡Hasta la próxima semana!

Invito a nuestros lectores escuchar cada sábado a las 9:00 am por Class 98.7 Fm, nuestro programa “Cabina Libre” … ¡Hasta la próxima semana!

     

Be the first to comment on "Columna: TINAQUILLO EN TRES ESCENAS"

Deja un comentario