Crímenes de lesa humanidad en Venezuela deben ser procesados por una sala y una fiscalía especial

Venezuela requerirá la creación de una fiscalía especial y de una sala del Tribunal Supremo de Justicia para juzgar los crímenes de lesa humanidad cometidos en el país en los últimos 20 años. 

Así opinó este lunes el abogado venezolano experto en derechos humanos, José Antonio Oropeza, en el programa del canal de noticias CNN en Español que conduce el periodista Camilo Egaña.

“No hay manera alguna de que ellos puedan salir ilesos de los crímenes de lesa humanidad que han cometido”, advirtió el experto en el programa, en el que también intervinieron el diputado José Manuel Olivares y el dirigente de Voluntad Popular, David Smolansky.

Oropeza, quien participó en la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que apoyó el proceso de paz en Colombia, adelantó que una de las cosas que tiene previsto hacer el gobierno de transición en Venezuela es acabar con El Helicoide, que se ha convertido en referencia de la violación de los derechos humanos en Venezuela.

El abogado recordó que el 26 de septiembre de 2018 seis Gobiernos solicitaron a la Corte Penal Internacional enjuiciar a Nicolás Maduro por violación de derechos humanos.

“Él podrá ser juzgado solo como autor intelectual, pero la lista de autores materiales es larga. Tanto, que considero que habrá necesidad de instaurar una justicia transicional en Venezuela”, dijo.

Justicia transicional

Explicó que la justicia transicional se da en dos situaciones: cuando un país sale de una guerra o cuando un país sale de una tiranía.

“Paradójicamente, Venezuela cumple los dos requisitos. Estamos saliendo de una tiranía. Pero también, a la luz del derecho penal internacional, estamos saliendo de un conflicto interno de carácter no bélico donde se registraron crímenes de lesa humanidad”.

Añadió que una experiencia similar a la de Venezuela la vivió Colombia con el proceso para el desmonte de 36.000 hombres de estructuras paramilitares.

En el caso de Venezuela, indicó que la violación de los derechos humanos y los derechos fundamentales se ha dado por parte de cuatro grandes grupos generadores de violencia.

“El frente bolivariano de liberación, que es la guerrilla de izquierda; los paramilitares, a través de los colectivos; el hampa común, a través de los círculos bolivarianos; y un cuarto gran grupo donde se mimetizan entre 46.000 y 50.000 cubanos, que es la reserva nacional, un grupo inconstitucional”.

“Todos esos grupos tienen que estar bajo la lupa del gran marco de la justicia transicional. Por ello pienso que es necesario la creación de una fiscalía especial para los delitos de lesa humanidad y de una sala especial para su juzgamiento en el Tribunal Supremo de Justicia”, advirtió.

Los escenarios del 23Feb

Desde Cúcuta, donde se encuentra juntos a otros diputados al frente de la organización responsable del acopio de los alimentos y medicinas para los venezolanos necesitados que está enviando la comunidad internacional, Olivares se refirió a los posibles escenarios que podrían darse el 23 de febrero, fecha en la que, según anunció el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, entrará al país la ayuda humanitaria.

“El 23 puede haber un quiebre de las Fuerzas Armadas Nacionales y una toma una decisión a favor de los venezolanos y de la Constitución”.

“Un segundo escenario es que logremos la apertura del canal humanitario, que llegaría en primera instancia al estado Táchira y desde allí se multiplicaría el esfuerzo para enviar la ayuda a Caracas y a otras partes del país”.

“Un tercer escenario es que ellos decidan asesinar a venezolanos desarmados, a venezolanos vestidos de blanco cargados de soluciones y de esperanzas y de medicinas y alimentos, y veremos la reacción del mundo ante lo que ocurra dentro de nuestro país”.

“Un cuarto escenario es que haya un desenlace hoy o mañana y ni siquiera tengamos que llegar al 23 de febrero, sino que sea un proceso que siga avanzando con la legitimidad que lo reviste”.

Vamos a entrar

Estimó que, al parecer, la gente del régimen no ha entendido que esta es una decisión tomada.

“Lo único que se puede conversar con Nicolás Maduro es su salida del país. Sobre eso estamos dispuestos a hablar. Es su decisión si quiere irse a vivir en Cuba o en Corea del Norte. Pero lo que es claro para Venezuela, es que este es un proceso irreversible”.

“Esta es una operación muy grande y muy bien planificada. Esta es una responsabilidad con el país y es un acto de apoyo del mundo para la libertad y para la solución de los grandes problemas de Venezuela”, apuntó.

“No podemos revelar la táctica, ni los puntos ni la hora en que se va a ejecutar este procedimiento y sé que entienden si no doy detalles sobre esto”, prosiguió Olivares ante la insistencia del periodista.

“Pero puedo garantizar que vamos a entrar. Que la determinación es la de avanzar. No se trata de un amago, de un intento. Hay planes, estrategias y escenarios para ingresar a Venezuela”, aseguró.

La ayuda de Colombia

Con respecto al papel que podría desempeñar la Fuerza Armada de Colombia, Olivares informó que ellos han sido claros en que su apoyo será hasta la línea fronteriza de Venezuela.

“Hemos contado con ellos y con toda la infraestructura del Estado colombiano. Esta operación no sería posible sin el apoyo del Estado colombiano y todos sus órganos. Pero el apoyo y el corazón de todo esto es el venezolano que perdió el miedo y se sacudió la desesperanza”.

“La determinación es entrar a Venezuela el 23, y llevar soluciones y esperanza. Nosotros tomamos esa decisión y esperamos que la Fuerza Armada (de Venezuela) también tome su decisión y sea la de estar al lado de la esperanza, del futuro y de la reconciliación de los venezolanos”, reiteró Olivares.

Por su parte, Smolansky refirió que la salida de Maduro será una solución para la grave crisis económica, social y política que vive Venezuela, la cual ha obligado a más de tres millones de venezolanos a migrar del país.

“Pero también será muy positivo para América Latina”, dijo.

“Si la crisis humana se profundizara en Venezula y Maduro lograra extenderse unos meses más en el poder, para finales de 2019 más de cinco millones de venezolanos habrán salido del país y para el 2020 serán más de siete millones”.

“Esto no lo podemos permitir”, apuntó.

Be the first to comment on "Crímenes de lesa humanidad en Venezuela deben ser procesados por una sala y una fiscalía especial"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*