Crisis en Alianza País convierte al oficialismo en oposición en Ecuador

ecuador

La fractura interna en Alianza País (AP), el partido creado y liderado desde 2006 por el expresidente de Ecuador Rafael Correa, no afecta de forma directa a Lenín Moreno, su sucesor en el Gobierno y en la tolda, pues sus indices de popularidad siguen por encima del 60%, pero si desvía la atención de la opinión publica de los problemas reales del país, según un experto.

Aunque se preveía que Moreno no seguiría del todo el modelo implementado por Correa, denominado por el mismo como Revolución Ciudadana, este choque de poderes “vino muy rápido”, señaló el politólogo y analista ecuatoriano Oswaldo Moreno.

Si bien es cierto que Moreno no era lo más parecido a Correa que hubiese en las filas de AP,  “definitivamente era la única opción viable y con la que podían ganar”, aclaró.

Las otras opciones eran Jorge Glas, vicepresidente de Correa y posteriormente de Moreno, que fue destituido de su cargo por ser acusado de estar vinculado en casos de corrupción y Odebrecht, y luego encarcelado; y el propio Correa, que legalmente no podía postularse.

“Si Correa vuelve lo haría como un ciudadano más” dijo Oswaldo Moreno.

Más allá de los cambios que haya hecho Moreno en la estructura que consolidó Correa durante 10 años, que de hecho “no son tantos”, pues trabaja por lo menos con 90% del gabinete anterior, fue el tema de la destitución de Glas el que termino de fracturar la estructura del movimiento, aseguró.

En ese momento AP se dividió en correístas y lenilistas. El partido se convirtió en simultáneo en Gobierno y oposición. El problema radica en la disputa entre Correa y Moreno por manejar y controlar el país, cada uno a su modo. Con la ventaja para Moreno de que ahora él es el presidente.

Si bien es cierto que Correa podría regresar al poder si las cosas “no marchaban bien”, tal como lo advirtió antes de dejar su cargo, no sería bajo las mismas condiciones. “Si vuelve lo haría como un ciudadano más” dijo el polítologo. “Ya no tiene el mismo poder, hasta su popularidad ha disminuido” por los casos de corrupción en los que se han visto envueltos varios de sus funcionarios de confianza, incluyendo a Glas, enfatizó.

Los problemas reales

Todos estos conflictos han minimizado de alguna forma la atención de los ciudadanos, y del Gobierno en general en las situaciones de fondo, y que realmente tienen importancia.

El tema de la economía del país que “va de mal en peor”, las carreteras que “estaban bien” y  ahora su estado es “deficiente” y el desempleo que se “ha incrementado”: estos son problemas reales sobre los cuales Moreno no se ha pronunciado, aseguró el analista.

Sin embargo, también hay cosas que rescatar de su gestión, pues ha ido de una forma u otra resolviendo algunos de los problemas que Correa dejó, y ha mejorado en gran medida la relación entre el Gobierno y la prensa, así como con la banca, que estaba muy deteriorada.

Con la consulta popular que discute el Tribunal Constitucional, Moreno tendrá la oportunidad de legitimar su cargo y de medir si los indices de popularidad, que se ubican entre el 60% y el 70% de aceptación, son reales Allí se verá reflejada la voluntad de los ecuatorianos, que decidirán si respaldan o no su gestión.

Be the first to comment on "Crisis en Alianza País convierte al oficialismo en oposición en Ecuador"

Deja un comentario