Desalojan miles de migrantes en Pekín

Las calles de varios suburbios de Pekín han quedado desiertas, sus tiendas y bares con las persianas bajadas y las escuelas cerradas tras el desalojo de miles de migrantes por las autoridades chinas, que han reducido a escombros numerosos edificios alegando que no cumplían con la normativa.

La vida en el distrito de Daxing, en el sur de la capital, ha cambiado drásticamente en los últimos meses hasta convertirse en una especie de “barrio fantasma”, donde ahora predominan las montañas de deshechos que han quedado tras los derribos masivos.

“El Gobierno nos ha echado a todos, no podemos seguir con nuestros negocios”, asegura a Efe Zhang (nombre ficticio para proteger su identidad) que, a sus 65 años, se ha quedado sin su peluquería, su única fuente de ingresos.

Hace un mes, cuenta, les obligaron a cerrar todos los establecimientos. “No son ilegales, porque tenemos licencias. Llevo aquí desde 1985”, asegura. Tras verse obligado a echar la persiana de su negocio, ahora vive como puede en su interior, donde este invierno -a diferencia de los anteriores- no hay calefacción.

Todo empezó el pasado 18 de noviembre, cuando un incendio en un edificio residencial del barrio causó 19 muertos, ocho de ellos niños, debido a un fallo eléctrico.

Las autoridades lanzaron entonces una campaña para mejorar la seguridad de los inmuebles de la ciudad y sus suburbios, que acabó convirtiéndose en el desalojo masivo de miles de personas, muchas de ellas migrantes indocumentados.

Be the first to comment on "Desalojan miles de migrantes en Pekín"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*