“El gobierno ha perfeccionado la persecusión y la judicialización en 2018”

Desde que el presidente Nicolás Maduro tomó el poder en 2013, el gobierno ha afianzado su política de persecución contra la disidencia. Pero este año, con la agudización de la crisis económica y política, el acoso se ha hecho más notable.  En el Foro Contra las amenazas de la dictadura: resistencia y lucha, autoridades de la Universidad Central de Venezuela, defensores de los derechos humanos y dirigentes sindicales señalaron que Venezuela vive el periodo más difícil de su historia porque Maduro se ha encargado de utilizar los cuerpos de inteligencia y de seguridad del Estado para “inocular el miedo” y criminalizar la protesta.

Abogó por la libertad plena de los más de 300 presos políticos, especialmente la de Lorent Saleh, a quien le han diferido la audiencia en 50 oportunidades.  Aprovechó el momento para aclarar que el ex presidente del gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero, que llegó el fin de semana al país para mediar en unas supuestas excarcelaciones, no representa los intereses de libertad ni la lucha de los presos políticos.

Luken Quintana, de la Red Interuniversitaria, expuso que la escalada de la persecución se traduce en que cualquier venezolano puede ser perseguido y señalado de traidor; desde el dirigente político hasta quien lucha por los derechos humanos y laborales.

“En 2018 el gobierno ha perfeccionado la amenaza, la persecución y la judicialización”, aseguró Pablo Zambrano, secretario ejecutivo de la Federación de los Trabajadores de la Salud. Añadió que en los últimos años ha arreciado el hostigamiento contra los trabajadores y su dirigencia.

Mencionó casos como el de Iván Freites, de la Federación Unitaria de Trabajadores y del Petróleo, que fue despedido por razones políticas después de 30 años de servicio; Juan Crespo, de Fetraharina, que fue interrogado por el Sebin y luego monitoreado para evitar que reclamara; Rubén González y Ronny Álvarez, de Ferrominera, y Julio García, del Colegio de Enfermería del estado Carabobo, quienes fueron encarcelados y están bajo la amenaza de volver a los calabozos.

Los ponentes insistieron en que los opositores no solo deben unirse, sino también vencer el miedo para avanzar hacia la recuperación de la democracia. “No nos amedrentarán ni nos desviarán de nuestro cauce. Persiguen a nuestros familiares, incluso, para disuadir la lucha por las exigencias de libertades básicas. Continuaremos firmes en el camino de liberar a Venezuela de este gobierno dictatorial”, alertó García Arocha.

Zambrano apuntó que la falta de unidad ha sido aprovechada por el gobierno para implantar su sistema basado en el abuso del poder en las instituciones públicas. “Si estamos cohesionados, podemos enfrentarnos a un gobierno que se esconde y utiliza un doble discurso. Un día habla de reconciliación y excarcela a unos compañeros y, al otro, un funcionario de su gabinete amenaza con ponerle los ganchos a la dirigencia”.

También plantearon salir de la zona de confort y levantar el ánimo de la mayoría de la sociedad que perdió la confianza en su dirigencia. Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV, propuso trascender el aula de clase para impartir conocimiento. “Si un estudiante protesta, no perdió un día. Lo ganó en trabajo por su país y eso debemos recordarlo para que tomen conciencia. Debemos enseñarles el sentido de la lucha”, indicó.

La rectora de la UCV señaló que cuando llegue la democracia le corresponderá a la academia ser el centro capital de toda acción social para reformar al país.

Márquez advirtió que si Maduro se mantiene en el poder hasta diciembre de este año, se instaurará definitivamente la dictadura y se perderá el país. “Hay que salir del gobierno a como dé lugar. Se trata de nuestra patria”, expresó.

Be the first to comment on "“El gobierno ha perfeccionado la persecusión y la judicialización en 2018”"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*