Escritores de Tinaquillo tienen su Página Cultural

La Asociación de Escritores de Tinaquillo, tiene como importante propósito recabar, promover y difundir los trabajos literarios que desarrollan los escritores de la localidad, a través de recitales, conversatorios y presentaciones públicas. Asimismo, a partir de hoy siente júbilo de presentar una ventana abierta a los escritores y predilectos lectores de este diario, un espacio dedicado en proyectar y divulgar los valores que expresan su pensamiento y visión de vida a través de las letras. La iniciativa se consolida gracias al apoyo y sensibilidad de Las Noticias de Cojedes, que facilita a los creativos locales la posibilidad de publicar dominicalmente sus obras. Es un sueño hecho realidad que se convierte en un elixir en medio de las limitaciones.

Esta tribuna está abierta para la publicación cuentos cortos, poemas, canciones, crónicas, entre otras obras. A su vez se invita a los interesados contactar a la comisión de estilo para indicar las características de los trabajos a través del correo: escritoresdetinaquillo@gmail.com, para incorporarse y disfrutar de esta página literaria.

CASCADA

Juan Ignacio Herrera

Negro azabache

que cae sobre tu rostro,

que se desliza sobre tus hombros,

que se precipita sobre tu espalda.

Amada mía,

¿quién pudiera nadar

sobre la cascada de tu cabello

hasta hundirse

en el pozo de tu cadera?

mujer

EL BURRO DE DON ANSELMO

Alexis Lucena

Aquella tarde de marzo, tarde soleada y de brisa áspera,  don Anselmo el yuquero, como le decían por su oficio  de vendedor de yuca, pasó el mayor susto de su vida. Había terminado de vender toda la carga de yuca, luego de  recorrer con su burro  las  polvorientas calles del humilde pueblito llanero  donde ocurrió, hace ya un montón de años,  la inverosímil  historia  que aquí les cuento; cuando Iba de  regreso  a su casa  ubicada como a legua y media del poblado,  remontando   terrenos montañosos y caminos angostos propios de aquellos lugares  campesinos. Su cansado burro empinaba las blancas orejas como dos simpáticas antenas que orientaban el rumbo a seguir, y un perrito saltarín que iba y venía, ladrando a cuanto animal se encontraban en el camino,  anunciaba  el regreso de aquel humilde  conuquero que parecía tan cansado como el noble asno.

Al pasar el último recodo del camino, Anselmo arrancó un pedazo de  bejuco  con el que daba fuertes y seguidos latigazos al burro para que apurara el trote, cosa de la que se arrepentiría por el resto de su vida. En algún momento el animal, reaccionando ante el castigo recibido, se empinó en las dos patas traseras, y en lugar de rebuznar se le escuchó decir de manera  clarita: ¡Anselmo me vas a matar!

Las alpargatas se le salieron de los pies al yuquero  por la tremenda carrera que echó  hasta la orilla del río,  cercano a su casa, en donde se detuvo a descansar; y ahí sí  es verdad que se terminó de enredar su juicio cuando escuchó exclamar al perrito,  que igualmente había corrido a su lado: ¡qué vaina nos echó ese burro, don Anselmo!

Recostado al botalón en el que siempre amarraba al  burro,  con la mirada extendida   hacia su conuco,  encontraron a don Anselmo ya cuando oscurecía el día. Dicen que durante muchos años se negaba  a salir de su casa. Hoy después de tanto tiempo, nadie ha querido comprar aquel noble animal de carga  que ha estado en venta; y del perrito saltarín más nunca se supo nada.

burro

AMANECÍ EN LA CALLE

José Ángel Sandoval

Amanecí en la calle, ese caballo de piedra negra-gris con numerosas orejas que a la vez son de otro caballo. Amanecí en la calle… ese caballo cuando tenía sus orejas quietas porque el ruido que escondían no les permitía moverlas, el ruido era tan fuerte que se ahogaba y no se oía. Algunas veces ecos de hombres con voces de perro que lloraban se escuchaban. Amanecí en la calle… ese caballo cuando sus orejas todavía tenían encendidos sus zarcillos blancos luminosos y opacos.

Todas las orejas eran triángulos, círculos-cuadrados, tenían muchos zarcillos. Amanecí en la calle… ese caballo… y mis amigos vacilaban, yo andaba muy derecho, otro quizá también lo hacía. Vino corriendo el terrón blanco de Pablo Emilio y nos llevó con él hasta otro caballo que tenía también muchas orejas. Amanecí en la calle… ese caballo.

amanecer

Asociación de Escritores de Tinaquillo: Presidente; Juan Ignacio Herrera, Secretario General; Raúl Castellanos Latouche, Tesorero; José Rafael Bocaney, Secretaria de Actas; Ángela Solórzano, Secretaria de Relaciones Interinstitucionales; Alexis Lucena, Vocales; Argenis Agüero, Igor Prieto. Puntos de contacto 0412-1459148 / 0424-4478214 / 0416-9448747 / 0424-4981421 Correo: escritoresdetinaquillo@gmail.com

Be the first to comment on "Escritores de Tinaquillo tienen su Página Cultural"

Deja un comentario