Instalaciones de trilladora de arroz de Ricaurte se encuentran abandonadas

Esta es la fachada de la planta procesadora que se encuentra cerrada.

Alexander Olvera

San Carlos.- Las instalaciones de una empresa trilladora de arroz (propiedad del Estado) ubicada en el municipio Ricaurte de Cojedes se encuentran abandonadas, en demostración del abandono en que el gobierno, en sus diversas instancias, tiene al sector productivo, mientras mantiene un discurso sobre la necesidad de impulsar la producción, lo cual no se compagina con los hechos.

Productores agrícolas de esta entidad llanera, campesinos, pequeños agricultores y parceleros tuvieron por un momento grandes expectativas sobre esta inversión del Estado venezolano, pero todo se esfumó porque el proyecto fue abandonado, a pesar de que Venezuela requiere de empresas que produzcan alimentos para la población.

Así sucedieron las cosas

El 25 de septiembre de 2014, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó 191 millones de bolívares para la ampliación de una planta procesadora de arroz, ubicada en el municipio Ricaurte, del estado Cojedes. Expresó en esa oportunidad que con esta inversión se lograría la producción diaria de 200 toneladas de arroz empaquetado que llegaría a los hogares venezolanos. Destacó que los trabajos de la obra tendrían una duración de aproximadamente un año.

El proyecto, que fue presentado por la exgobernadora, Érika Farías, pretendía la recuperación, ampliación y puesta en marcha de una planta procesadora de arroz, ya existente, para transformarla en una planta trilladora de arroz de mayor capacidad. La obra quedó inconclusa, nunca se terminó y sus instalaciones actualmente están abandonadas.

De acuerdo con la información ofrecida por la exmandataria regional, entre los trabajos se contemplaba la rehabilitación y acondicionamiento de los silos existentes, la construcción de seis nuevos con una capacidad de almacenaje de 2.000 toneladas cada uno, aumentándola de 1 millón 200 mil kilos a 13 millones 200.000.

Farías aseguró que también se construiría una secadora estacionaria horizontal con capacidad de 360 toneladas diarias y la edificación de un galpón para trilladora de arroz, obra que generaría 200 empleos directos y 650 indirectos, lo que beneficiaría a más de 300.000 personas.

“Esta trilladora viene a sumarse a todo ese conjunto de acciones que, junto al Ministerio de Agricultura, de Alimentación, el Gobierno nacional, regional, las alcaldías, las comunas, se han articulado para lograr la producción, el abastecimiento y el precio justo para vencer la guerra económica y lograr la seguridad agroalimentaria”, sostuvo Farías.

Del mismo modo, el exministro para la Agricultura y Tierras, José Luis Berroterán, quien también visitó el lugar, expresó que el objetivo principal de este plan era garantizar la soberanía agroalimentaria de la población.

Instalaciones abandonadas

Durante un recorrido por la planta, se constató que la planta estaba abandonada y solo contaba con un vigilante en la entrada. A pesar de que uno de los vigilantes aseguró que allí se encontraba un grupo de trabajadores, no se observó nadie.

Wisam Nim, ingeniero agroindustrial de la zona, dijo que la obra está abandonada desde hace varios años. Expresó que como todo lo del gobierno es una desidia. “Esta planta nunca ha procesado ni un grano de arroz”.

Nim agregó que mientras esto sucede los productores de ese municipio y del estado Cojedes deben trasladar la mercancía hacia Acarigua, estado Portuguesa, con todo el gasto que eso conlleva encarecimiento de la producción.

Parte de la historia

Por otra parte, Jhonathán Paéz, residente en Ricaurte, relató que esta planta fue un convenio del exgobernador, Alberto Galíndez, con Cargill de Venezuela. Aseguró que funcionó hasta la llegada de, Jhony Yánez Rangel, quien no cumplió con los trabajadores y se paralizó.

Mencionó que el gobierno hizo una alharaca con esta planta para dejarla abandonada. “No solo es la planta, sino que allí iban a construir una planta de secado y una empaquetadora que comenzaron, para dejarlo todo a la deriva”.

 Admitió que la construcción despertó expectativas en los pobladores del municipio, quienes obtendrían empleo en el lugar. “Lamentamos que hayan dejado esta obra inconclusa y nadie responda por el dinero invertido”, destacó.

A pesar de todo lo anunciado por el gobierno, las instalaciones se deterioran con el paso del tiempo, el arroz continúa desaparecido de las mesas de los venezolanos y un kilo sobrepasa los Bs 250.000.

Lo cierto es que el pueblo necesita comida…el gobierno tiene la palabra ¿qué dice?

A pesar de que la planta tiene una buena estructura física sus instalaciones están improductivas. En el sitio también se construiría una planta de secado y empaquetadora de granos que nunca terminaron.

A pesar de que la planta tiene una buena estructura física sus instalaciones están improductivas. En el sitio también se construiría una planta de secado y empaquetadora de granos que nunca terminaron.

Una de las visitas de uno de los ministros de Agricultura y Tierras a la planta.

Una de las visitas de uno de los ministros de Agricultura y Tierras a la planta.

Un kilo de arroz en los mercados de Cojedes sobrepasa los 200.00 bolívares.

Un kilo de arroz en los mercados de Cojedes sobrepasa los 200.00 bolívares.

Be the first to comment on "Instalaciones de trilladora de arroz de Ricaurte se encuentran abandonadas"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*