Juan Guaidó: «Esta tragedia tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro

Venezuela vive su tercer día de apagón masivo, una situación que deja al menos 15 muertos por los servicios paralizados en hospitales y que amenaza con prolongarse indefinidamente

Venezuela cumple este domingo su tercer día de suplicio nacional, con el mayor megaapagón eléctrico de su Historiaempeñado en profundizar aún más si cabe el rechazo del país a la revolución. Caracas se mantuvo encendida en la mayoría de sus barrios durante 10 horas, pero el apagón regresó a mediodía de este viernes entre los lamentos y los insultos de la gente.

Tres jornadas que parecen de otro siglo y que los venezolanos jamás olvidarán. Vuelos suspendidos, negocios cerrados, sin semáforos en las calles, rota la cadena de abastecimiento alimenticio para la gente, sin televisión y sin noticias de familiares y amigos en el resto del país, un vía crucis que tortura a un país que ya sufre una crisis humanitaria de envergadura.

Especialmente dura está siendo la situación en los hospitales donde muchos enfermos dependen de máquinas conectadas a la corriente eléctrica. Según la ONG Codevida, hasta 15 pacientes habrían muertos en las últimas horas, la mayoría de ellos, enfermos renales que no pudieron recibir diálisis.

En Maracaibo, la segunda ciudad del país y capital del estado petrolero de Zulia, ni siquiera tuvieron esa posibilidad: el apagón es total desde el primer momento. Sin electricidad ni agua ni comida ni Internet, lo que obligó a los supermercados a rematar sus productos, incluso algunas panaderías prefirieron regalar pasteles antes de que se estropearan. Hasta los generadores autónomos de viviendas y negocias fallaban por falta de gasolina. Zulia sufre desde hace 15 meses apagones constantes, incluso los fines de semana se han reportado hasta siete horas seguidas sin electricidad.

El transporte se dificultó todavía más, sin Metro y con la flotilla nacional de autobuses diezmada por la falta de repuestos y el deterioro de las unidades. En el resto del país la situación era igual de lamentable, al margen de la dificultad para conocer la dimensión real del desastre nacional. Netblocks reportó que al mediodía el 96% de las telecomunicaciones del país estaba «offline». «Vamos a tener altas y bajas antes de estabilizar el servicio», anunció Diosdado Cabello, número dos de la revolución, mientras Nicolás Maduro se mantenía en un discreto y sorprendente segundo plano.

«Guaidó le ha hecho daño a nuestro pueblo pidiendo sanciones, pidiendo que le corten la luz a nuestro pueblo.Es el imperialismo el que está atacando el cerebro del sistema eléctrico», acusó Cabello.

El también presidente de la Asamblea Constituyente aseguró que durante la primera noche de caos los venezolanos caminaban (muchos kilómetros) cantando en pleno apagón. Y en algunos caso no miente, pero lo que cantaban, las populares mentadas de madre contra el «hijo de Chávez», seguro que no serían del gusto de la cúpula revolucionaria.

Las peores noticias llegaron desde Maturín, al este del país. «Lamentablemente confirmamos 13 fallecidos en el Hospital Manuel Núñez Tovar. Este hospital no tiene luz ni planta eléctrica», aseguró el diputado y oncólogo José Manuel Olivares. Nueve de las víctimas se produjeron en medicina interna y emergencia, más un bebé en la UVI neonatal. En total, 17 en los hospitales de todo el país, según Olivares, que lidera una organización médica con presencia en todos los centros médicos.

Be the first to comment on "Juan Guaidó: «Esta tragedia tiene nombre y apellido: Nicolás Maduro"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*