LA HISTORIA OCULTA: La Casa de Gobierno de Tinaquillo

La Casa de Gobierno en Tinaquillo.La Casa de Gobierno en Tinaquillo.

Argenis Agüero

Así se ha denominado históricamente a la hermosa casona ubicada en la calle El Socorro, frente a la plaza Bolívar de Tinaquillo, en razón a que en ella se encontraban concentradas todas las dependencias gubernamentales (Concejo, Jefatura Civil, Juzgado, Comandancia de Policía, Registro Público, cárcel pública y hasta el mismo mercado municipal); actualmente es la sede de la Alcaldía y el Concejo del municipio Tinaquillo (o Falcón). Es una edificación de paredes de tapias y techo de tejas, que en su estructura originaria presenta tres corredores bordeados por altas columnas cilíndricas con sus capiteles, en la fachada posee grandes ventanales en los cuales se observan las tradicionales repisas y los quitapolvos usados en el siglo XIX.

Su construcción fue iniciada poco antes de 1880, según se infiere de una carta que envió el 20 de septiembre de ese año el presidente del Concejo del entonces Departamento Falcón, Simón Romero, al presidente de la República Antonio Guzmán Blanco, solicitándole apoyo para continuar la construcción de una casa consistorial; el texto del oficio (tomado del Archivo Guzmán Blanco, en la Fundación John Boulton) señala:

La corporación  que tengo el honor de presidir acordó en su sesión de esta fecha lo siguiente:

El Concejo Municipal del Departamento Falcón  ocurre al Ylustre Americano, Presidente de la República, pidiéndole a su liberal Gobierno una ayuda para continuar la obra que ha emprendido ya  y de que tiene imperiosa e imprescindible necesidad: la construcción de una Casa Consistorial.-

El Concejo Municipal, cuyos recursos rentísticos son insignificantes cuenta con la buena voluntad del Ylustre Americano que le procura a los pueblos de su Patria su engrandecimiento moral y material”.

En una fotografía tomada el año 1885, publicada en la página 259 del tomo IV, volumen I, año 1895, de la famosa revista “El Cojo Ilustrado”, aparece la casona aún inconclusa aunque a punto de terminarse, pues solo le falta una ventana de su fachada; la casa se observa completamente techada. Pese al avance de la obra, esta no se concluyó rápidamente como se esperaba, puesto que la inauguración del cuerpo principal se produjo en febrero de 1895, en el marco de los actos festivos organizados para celebrar el centenario del natalicio del Mariscal Sucre.

En la edición del semanario tinaquillero EL PORVENIR del 14 de agosto de 1891, reseña:

“Se han empezado los trabajos del segundo salón de la casa de gobierno de esta ciudad; dicho salón que mide 18 varas será destinado para celebrar sus sesiones el Concejo Municipal. Las otras piezas para las demás oficinas ya están concluidas. Tendremos pues un hermoso edificio en Tinaquillo, por lo cual felicitamos a los miembros del Concejo, particularmente a su activo y progresista presidente Emiliano Azcunes”.

El inmueble fue iniciado en la administración de Simón Romero como presidente del Concejo y se concluyó en la administración de Emiliano Azcunes, a finales de 1894, según se desprende de lo reseñado en el periódico EL TRABAJADOR, edición Nº 3, del 7 de noviembre de 1894, un semanario editado en Tinaquillo, redactado y dirigido por Lorenzo Matías López, en cuyo número citado refleja rectificación de una nota publicada en la edición anterior:

En nuestro número anterior dijimos que la magnífica casa de gobierno de esta ciudad fue construida por el señor Emiliano Azcunes. Así fue en efecto: Durante su administración se edificó el más hermoso de sus salones y otras piezas más, necesarias y útiles. Pero pecaríamos de injustos si no hiciéramos constar que en esa obra colaboraron en sus administraciones los señores Simón Romero, José Ignacio de los Ríos y Antonio Illaramendi, que fueron los que respectivamente pusieron la primera piedra e hicieron los principios de la fábrica”.

La Casa de Gobierno en Tinaquillo.

La Casa de Gobierno en Tinaquillo.

Uno de los hechos relevantes de los que ha sido testigo esta casona es el referido a la presencia allí del General José Manuel Hernández, conocido como “El Mocho Hernández”, celebre caudillo que lideró el movimiento militar de la Revolución Nacionalista en los últimos años del siglo XIX y los primeros lustros del XX. A mediados de 1897, en el marco de su campaña electoral, ese caudillo celebró en esa casona una importante reunión con sus partidarios, la cual inspiró y motivó a seguirle a quienes tiempo después se convertirían también en dos importantes caudillos: Pedro Pérez Delgado, mejor conocido como “Maisanta” y el General Alfredo Franco.

Al año siguiente el Mocho Hernández se levantó en armas contra el gobierno, dirigiendo la Revolución de Queipa, la cual tuvo sus principales escenarios en tierras cojedeñas. Precisamente el 24 de marzo de 1898 las fuerzas del Mocho atacaron la guarnición de Tinaquillo, produciéndose un fuerte enfrentamiento cuyo centro fundamental lo constituyó la Casa de gobierno; al respecto el Dr Vicente Lecuna, en su libro “La Revolución de Queipa”, reseña lo siguiente:

La guarnición se apostó en la iglesia y la casa fuerte, o sea la casa de Gobierno. Algunas guerrillas ocuparon las manzanas inmediatas a la plaza cubriéndose con las cercas de cardón de los solares (…) Las columnas llegaron hasta el borde de la plaza mayor, entrando por los fondos de las casas y otros avanzaron a la casa fuerte, situándose debajo de los balcones, donde no podían recibir daños. Se amenazó con volarlos con dinamita (que no existía) en momento en que Froilán Barreto que había sido rechazado con parte de la caballería de Luis Loreto Lima, entraba por el fondo de la casa fuerte con jinetes a pie y lanza en mano, por una brecha abierta por ellos mismos. Adentro hubo lucha al arma blanca”.

A finales de ese mismo año 1898, en la sesión del 19 de diciembre, el Concejal Justo Mousé propuso que se hiciese “una erogación de quinientos sesenta y ocho bolívares del tesoro municipal para abonar el valor de trabajos de refacción, pintura al temple y al óleo del salón del Concejo, corredores y oficinas públicas de la Casa Municipal”.

Cuatro años más tarde, en la sesión del Concejo celebrada el 31 de enero de 1902 se informa que debido a que por encontrarse los techos en muy mal estado se habían fugado dos mujeres de la cárcel pública (que funcionaba en esa casona), razón por la cual la Cámara municipal acordó autorizar a la Comisión de Obras Públicas del Concejo para que procediese a ejecutar las reparaciones pertinentes. En ese mismo año el país era estremecido por los avatares de la denominada “Revolución Libertadora” acaudillada por el Gral Manuel Antonio Matos, en la cual se enrolaron también numerosos caudillos cojedeños. A Tinaquillo le correspondió ser escenario del conflicto, motivo por el cual la casona de gobierno sufrió sus embates y quedó muy deteriorada, tal como se indica en el acta de la sesión de Cámara municipal del 08 de septiembre de 1903, cuando el presidente del Concejo, Pablo José Tirado, expone la necesidad de refaccionar la casa para reponer los daños ocasionados por las tropas que se alojaron en ella durante la guerra, y solicita se autoricen las refacciones.

El año siguiente, en ocasión de la gira del presidente Cipriano Castro por tierras cojedeñas, en junio de 1904, la casa fue visitada por el mandatario y el Vicepresidente Juan Vicente Gómez, quienes asistieron a una sesión solemne que el Concejo  Municipal realizó en su honor. El presidente Castro donó un cuadro en relieve, con el escudo de Venezuela, que fue colocado en el salón de sesiones (allí lo vi el año 2000). En ese mismo salón también se hallaba un retrato del General Juan Crisóstomo Falcón, donado a la municipalidad en abril de ese mismo año (1904), en cuya develación se realizó una destacada programación festiva el 14 de dicho mes (valiosas obras ya no están allí).

A partir del 1º de junio de 1905 la parte posterior del inmueble sirvió como sede del mercado público de la población, denominado en ese momento “Mercado Castro”, cuyo primer Regidor fue el señor Mónico Arvelo, usando para ello sus espacios posteriores que dan a la calle Vargas. Este Mercado fue inaugurado el 23 de mayo de 1905. En esa misma fecha también fue reinaugurada la Casa de Gobierno, según se desprende de lo informado por el diario valenciano EL CRONISTA, que, en su edición del 11 de mayo de 1905, al referirse a la festividad que se preparaba en Tinaquillo para ese día, acota: “Este es el día elegido para la inauguración de la Casa Municipal y del Mercado Castro, obras de innegable utilidad y ornato para la población…”.En efecto, la reinauguración se llevó a cabo en dicha fecha, ya que así lo reseña el mismo diario en su edición del 25 de mayo. Con relación a las características del mercado, El CRONISTA en su edición del 04 de mayo de ese año publicó la siguiente nota:

Situado a una cuadra hacia el poniente de la plaza Bolívar, el Mercado Castro tiene en esa dirección 4 piezas bien espaciosas y ventiladas, con otras 5 por la calle Vargas formando ángulo en la esquina donde se halla otra de mayor extensión, y que está destinada al expendio de mercancía, víveres y frutos del país. Las aceras y corredores tienen pavimento de cimento romano con una extensión de 448 metros cuadrados. El edificio en su parte interior está sostenido por 40 gruesas columnas de mampostería y con un espacioso patio que mide 659 metros cuadrados, en cuyo centro se construye actualmente un urinario público. La pintura de las paredes de color amarillo crema, preparación especial del encargado de dirigir estos trabajos, con una tierra que ha descubierto a inmediaciones de esta población, más fino que el amarillo ocre que nos viene de fuera, combinado con el carrubio de los zócalos y el azul plomizo de las puertas, ofrecen un conjunto magnífico que a aquel edificio le da hermoso aspecto…” (Las actuales autoridades municipales pudieran reponer estos colores y así devolverle los elementos de originalidad al bello inmueble).

En el año 1912 se instaló en una de las piezas de esta casona la primera sala de cirugía de Tinaquillo, a solicitud de la junta de Beneficencia  de esta población, lo que indica que este edificio también albergó lo que pudiera calificarse como el primer “hospital” de Tinaquillo.

En 1925 la edificación se encontraba en muy mal estado, según señala el acta de la sesión del Concejo del día 27 de abril, en la cual se aprobó su reparación. Al parecer el deterioro era tan grande que no bastó la sola intención, pues cuatro meses y medio después, en la sesión del día 08 de septiembre los Concejales señalan que “encontrándose dicha propiedad en estado ruinoso y amenazante peligro para el transeúnte, la corporación acordó hacer la venta de los materiales que de ella se pueda aprovechar, empleando el producto en los gastos ocasionados en la extracción de dichos materiales, y la diferencia en compra del mobiliario para el salón municipal…”. Esto indica que prácticamente se ordenó la demolición de gran parte de su estructura, obligando a su posterior reconstrucción. Once años después, en agosto del año 1936, la casa estaba siendo reparada nuevamente, en cuya ocasión el Inspector de Sanidad exigió se le construyesen dos letrinas.

A mediados de 1961 el Ejecutivo Regional dispuso la cantidad de 1.633 bolívares para efectuar la reparación total, obra que fue realizada mediante administración directa, es decir, comprando los materiales y contratando la mano de obra con albañiles especialistas. Luego a lo largo de las siguientes décadas el inmueble ha sufrido numerosas intervenciones como las feas estructuras construidas en el centro, las cuales rompen la estética original del preciado inmueble. Actualmente presenta notorio descuido en sus muros internos y un color gris fúnebre que cubre sus hermosas columnas, asemejándose a una funeraria.

Esta magnífica casona cuenta con una declaratoria de Patrimonio Histórico Municipal, ejecutada por el Alcalde Fernando Feo en 1998, además de que fue incluida en el libro de inventario patrimonial elaborado por el Instituto de Patrimonio Cultural (Caracas) en 2005.

Hoy, es la Alcaldía del Municipio Tinaquillo.

Hoy, es la Alcaldía del Municipio Tinaquillo.

Be the first to comment on "LA HISTORIA OCULTA: La Casa de Gobierno de Tinaquillo"

Deja un comentario