La insólita invasión que alteró la final entre Francia y Croacia

Ocurrió a los 7 minutos del segundo tiempo, instantes después de que Kylian Mbappé escapó de la marca de Domagoj Vida, quedó cara a cara y remató ante el achique de Danijel Subasic. El duelo lo ganó el arquero. Sin embargo, lo que más llamó la atención en ese momento no fue la corrida de la estrella francesa, ni la tapada del número uno croata.

En ese mismo momento, tres hombres ingresaron al campo de juego y corrieron a saludar a los jugadores de Croacia, perseguidos por los hombres de seguridad de chaleco flúo. Fue lo único que se pudo observar en el medio de la transmisión porque la FIFA no quiere visualizar este tipo de situaciones. Uno de ellos fue empujado por Marcelo Brozovicć. El árbitro argentino, Néstor Pitana, detuvo el partido por espacio de 60 segundos, hasta que los guardias retiraron a los invasores y todo volvió a la normalidad.

Más tarde, se supo que se trataba de los integrantes de la banda de rock rusa, Pussy Riot. Este grupo está en contra del gobierno de Vladimir Putin.

Be the first to comment on "La insólita invasión que alteró la final entre Francia y Croacia"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*