TINAQUILLO EN TRES ESCENAS

los venezolanos estamos lejos de satisfacer las necesidades básicas de alimentación, vestido y salud, en medio de un entorno hiperinflacionario.

Raúl Castellanos Latouche

Periodista & Profesor UC

@raulcastellanos

Escena I. Días cruciales

Por más aumento del salario, los venezolanos estamos lejos de satisfacer las necesidades básicas de alimentación, vestido y salud, en medio de un entorno hiperinflacionario. Esto trae un proceso emocional individualizado de frustración, al recibir un pago por el esfuerzo laboral y descubrir que ese dinero no alcanza para nada, trasladando automáticamente emociones negativas al ambiente de trabajo, círculo familiar y de amigos, olvidando que somos víctimas por igual de este siniestro fenómeno económico y social. Todos perdemos; aquellos que brindan apoyo automático y respaldan las políticas del gobierno nacional y los que están en el andamiaje opositor al modelo adelantado por el ejecutivo nacional en las áreas más sentidas por la población. Nos hemos venido empobreciendo, hasta el punto que cada trabajador utiliza lo que gana en financiar la posibilidad de acudir al trabajo cada día, perdiendo hasta más del 100% de sus ingresos en transporte y alimentación. El ecosistema político venezolano implicado en la toma de decisiones, debe darse prisa para responsablemente tomar las medidas que resuelva la evidente crisis humanitaria, el quebranto económico y político del país. Les conviene dejar sus cálculos particulares, para llegar sin complejos a fórmulas incluyentes y resultados favorables colectivos, de lo contrario serán apuntados en el libro de deudores con la nación y los conciudadanos cobrarán la factura de forma inminente. Vienen días cruciales y la dirigencia política está obligada a conectarse con el país, esperemos abandonen la arrogancia y no derrochen esta nueva oportunidad.

Imagen5

Escena II. Metamorfosis de elasticidad

Lo ocurrido el fin de semana, donde ilegalizaron al partido Primero Justicia, negándole la posibilidad de “reparar” y así encontrar las firmas necesarias para su validación, cobra matices muy oscuros al revelar que las normas previamente establecidas, en este caso por el CNE, pueden sufrir al antojo la asombrosa metamorfosis de la elasticidad, de acuerdo a las circunstancias que favorezcan al alto poder. Se nota un gobierno que presume de poderío, pero utiliza cualquier argucia y triquiñuela para sacar del juego político y electoral al adversario. Esa actitud por lo contrario indica muchos temores y complejos de lo que pudiera ocurrir en unas elecciones con partidos opositores legítimamente operativos. Esta maniobra nada democrática, sugiere mucha debilidad y temores en las estructuras de poder. Existe en lo interno mucho recelo de efectuar un proceso electoral libre y soberano en condiciones igualitarias. Entonces la bestia no es tan fiera como presume ser. Desde hace rato es imperativo que aquellos que se hacen llamar opositores al gobierno de Maduro, dejen de perder el tiempo mirando la cola a los compañeros y aliados de lucha enfrascándose en estériles y banales discusiones. No puede haber oposición dentro de la oposición, creo que, si debe existir multiplicidad de puntos de vista, pero también puntos de encuentro, marchando hacia una misma dirección, sin codazos ni puntapié. Venezuela observa y la comunidad internacional también.

Imagen6

Escena III. Enrique Aristeguieta Gramcko

La dinámica informativa nacional exige estar atentos y parpadear poco. Lo que en este minuto es noticia, al adelantar un segundo deja de serlo para que otro hecho ocupe su lugar. La mañana del viernes quedamos sorprendidos al enterarnos por las redes sociales del allanamiento a la residencia y posterior detención, todavía sin saber la causa, del abogado y político Enrique Aristeguieta Gramcko. Un procedimiento presumiblemente efectuado por Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). Sin embargo lo que ofrece el color de la noticia, es la situación irregular de pasar por encima el Código Orgánico Procesal Penal, en su artículo 231, donde expresamente prohíbe entre otras cosas, la privación de libertad a personas mayores de 70 años y es el caso que Aristeguieta Gramcko, próximamente está por cumplir 85 años de edad. Este escenario anormal encendió alarmas en la dirigencia del país y de algunas ONG que se ocupan de velar por los Derechos Humanos en Venezuela y el mundo, así como también del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. No obstante en lo interno del país, este acontecimiento trae muchísimas interrogantes sobre su intencionalidad y del mensaje que quieren dejar en la sociedad. Esta situación incómoda para el jurista, llegó felizmente a su final el sábado cuando se le otorgo libertad plena al Dr. Enrique Aristeguieta Gramcko, que por cierto fue miembro de la Junta Patriótica que derrocó al dictador Marcos Pérez Jiménez, el 23 de enero de hace 60 años.

Imagen7

Invito a nuestros lectores escuchar cada sábado a las 9:00 am por Class 98.7 Fm, nuestro programa “Cabina Libre” …  ¡Hasta la próxima semana!

Be the first to comment on "TINAQUILLO EN TRES ESCENAS"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*