Tinaquillo En Tres Escenas aborda la crisis social, falta de gasolina y conmemoración del día de los muertos

Escena I. Horas para el pensamiento crítico y acciones sensatas

Tinaquillo, como cualquier otra ciudad de nuestro país se ha transformado en una especie de saco roto lleno de escasez. Cualquiera que desee hacer un simple ejercicio de investigación elemental del ambiente que rodea a la gente, puede percibir su grado de frustración por la falta de comida, medicinas, transporte, repuestos e insumos para tener operativos los vehículos, insuficiencia de gasolina y lubricantes, servicios públicos y paramos para no hacer la lista muy larga. Parece que se vive en un contexto inerte y donde se espera de una solución divina. Recordemos aquellas palabras del Creador Supremo; “ayúdate que yo te ayudaré”.

Un alto grado de decepción tiene el pueblo, por los desaciertos de la clase política que estuvo representada en la fallecida MUD. Grandes son los reveses que la colectividad tiene que soportar por un gobierno que presume de eficiencia, pero realmente perdió la brújula y sus actuaciones no tienen relación con las necesidades que aguantan las familias venezolanas. El pensamiento crítico y las acciones sensatas sobre los acontecimientos que tocan de cerca a la sociedad, debería ser la acción común del ciudadano para tomar las mejores decisiones. Esta hipnosis colectiva tiene que llegar a su fin, esta inoperancia social debe acabar para asumir los desafíos que simboliza la reconstrucción de nuestra región. ¿Qué piensa hacer usted?

Escena II. Hasta los muertos estaban tristes en su día

Como cada año, se evocó la tradición del día de todos los Santos y los Difuntos, fecha propicia del catolicismo para honrar a los seres santificados y orar por el eterno descanso de aquellos que dejaron esta dimensión terrenal. Este año particular, el cementerio municipal de Tinaquillo exhibió sus debilidades. Algunas de las personas que visitaban a sus deudos sepultados en el lugar, expresaron que las autoridades limpiaron la zona por donde “pasa la reina”, lo demás estaba enmontado al punto que la maleza tapa muchas lápidas.

Igual como el resto de la población, el cementerio carecía de agua. Carmen Solórzano, dijo sentirse más triste de lo común, porque no puede ni lavar la tumba de su madre. El camposanto viejo tinaquillero, mostró un ambiente de poca presencia de personas en comparación con los años anteriores. Se pudo notar la presencia de dos efectivos de la policía municipal. Un ramito de flores se ofertaba a las puertas del cementerio, en 250 y 300 bolívares soberanos, lo que originó un fuerte golpe al bolsillo de la gente, lo cual significó que la generalidad de las tumbas, no estuvieran adornadas con los colores de estas ornamentas y sin las acostumbradas luces provenientes de las velas y velones. Antonio Martínez, con escardilla en mano dijo, que las personas que se dedican a desmalezar y limpiar las tumbas cobran desde 150 a 300 bolívares soberanos, según los requerimientos de cada caso. Hasta los muertos están tristes este año, mencionó el hombre mientras cumplía su faena bajo un brillante sol.

Escena III. Sigue la falta de gasolina

La semana pasada se volvieron a repetir las exageradas colas de todo tipo de vehículos automotor con la esperanza de colocar gasolina. El esfuerzo en la mayoría de los casos fue en inútil. Es inconcebible que un país con una infraestructura, tecnología y personal humano preparado en materia petrolera, hoy este pasando por este trance. El Tinaquillo hay cuatro estaciones de servicio y en todas se repetía la misma historia. Largas filas de impotentes conductores permanecían desde tempranas horas de la madrugada con la esperanza de surtir combustible. Muchos  estuvieron ausentes de sus trabajos y otros de las aulas de clase. Asimismo este patético escenario, agudizó la situación precaria del transporte público e incluso de las llamadas “perreras”.

Muchos se aventuraron en caminar largas distancias por la necesidad de llegar a una meta específica y atender por ejemplo, una emergencia de salud. Sin embargo, desde las altas esferas del poder siempre buscan alguna justificación que les libre de toda responsabilidad. Elvis Amoroso, recién nombrado por la ANC como Contralor General de la Nación, expresó que el problema se originaba por un saboteo contra los camiones que distribuyen gasolina y en 2 días se resolvería el inconveniente con el despliegue de 113 gandolas, añadiendo el alto funcionario, que en las bombas también hay saboteo al trabajar pocos surtidores. Pero el secretario general de gobierno de Carabobo, Jesús Santander, declaró que las fallas en el suministro de gasolina, se debe a la falta de un catalizador importado que impidió el atraque del buque en el Palito. A quien entonces creerle?

Invito a nuestros lectores escuchar cada sábado a las 9:00 am por Class 98.7 Fm, nuestro programa “Cabina Libre”…  Hasta la próxima semana!

Raúl Castellanos Latouche

Periodista & Profesor UC

@raulcastellanos

 

Be the first to comment on "Tinaquillo En Tres Escenas aborda la crisis social, falta de gasolina y conmemoración del día de los muertos"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*