La bomba, oculta en un ciclomotor, explotó en el mercado de Pimonchai, en el centro de Yala.

“El último balance es de tres muertos”, declaró a la AFP Pramote Prom-in, portavoz de las fuerzas de seguridad en esa región.

Hay 24 heridos leves, indicó el hospital local. “Todos los heridos son budistas”, precisó un responsable del centro. Entre los tres fallecidos, dos son budistas, y el tercero es musulmán.

“Los testigos explicaron que los sospechosos habían estacionado el ciclomotor enfrente de un puesto que vendía carne de cerdo, 10 minutos antes de la explosión”, precisó el policía encargado de la investigación del ataque.

Ese detalle refuerza la hipótesis de un ataque de la rebelión musulmana, ya que los budistas, minoritarios en esa región, comen cerdo, a diferencia de sus vecinos musulmanes.

“Es el primer gran ataque en el centro de Yala en los dos últimos años”, recordó el policía.