Un sonetista tinaquillero

Juan Ignacio Herrera.- 
José Ramón López Gómez nace en Tinaquillo, Estado Cojedes, el 29 de abril de 1927. Muere trágicamente, producto de un accidente automovilístico, en Guanare, el 28 de agosto del año 2014. Fue médico, poeta, historiador, cronista. Publicó sus poemarios: Primera estación, Geografía Lírica de Venezuela, El sol de los Venados, Canto a Bolívar Bicentenario y De Brumas y de Nieblas. Don Torcuato Manzo Núñez en referencia a la poesía de José Ramón, lo define así:
“Yo pienso que los versos de López Gómez son como los nidos. Las pajas y los musgos, como las palabras y líneas cortas de los versos, nada significan para el arte, mientras están diseminadas y en desorden. Pero después que los pájaros seleccionan y ordenan las pajas y las recubren y bordean con musgos, durante largas horas de amorosa inquietud, nos sorprende y maravilla la obra de arte que constituye el nido. El verso no es más que el molde o que el nido. La obra poética es como el trino de los pájaros que hacen nidos para tener pichones: siempre debe estar revestida de ternura para despertar emoción”
El soneto es una composición poética de origen italiano, que pasó a España en el siglo XV y de allí a Latinoamérica. El español Francisco de Quevedo fue uno de los que más lo popularizó. El soneto es uno de los géneros líricos de mayor vigencia en la historia de la literatura española. Consta de catorce versos alejandrinos (14 sílabas métricas), con rima consonante, conocido como soneto clásico; pero puede tener versos endecasílabos (11), hasta eneasílabos (9), incluso versos de arte menor y rima asonante. Se divide en cuatro estrofas: los primeros ocho versos, en dos cuartetos y los últimos seis, en dos tercetos.
En el poemario El sol de los venados, José Ramón destaca, por una parte, una sección denominada “Sonetos” en donde incluye siete poemas con ese estilo; también incluye en este poemario “20 sonetos para 20 nombres de mujer”, uno de ellos dedicado a Cira Bracho, esposa y compañera inseparable.

Be the first to comment on "Un sonetista tinaquillero"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*