Cada día el empobrecimiento del pueblo es peor, señalan cojedeños

0
643
La gente sale a comprar, en San Carlos, batallando contra la hiperinflación (Foto: Alexander Olvera)

Carlos Hernández.-

San Carlos, mayo 26.- (Las Noticias de Cojedes).- El nivel de empobrecimiento del pueblo cojedeño (y por supuesto venezolano en general) es cada día peor, en virtud del acelerado proceso de hiperinflación, mientras que no se observan medidas dirigidas a resolver esta situación.

En conversación con personas que deambulan por calles y avenidas de San Carlos, en búsqueda de productos alimenticios y medicinas, esencialmente, éstas manifestaron su preocupación ya que el dinero no les rinde, puesto que el salario mínimo que apenas llega a 800 mil bolívares (Aprox. 4 dólares) no alcanza para comprar dos rubros básicos como huevos y queso, por ejemplo.

Rosa Espinoza, madre de familia, haciendo cola para entrar a un establecimiento de venta de comida expresó su indignación porque se siente desprotegida, ya que no ve políticas acertadas para mejorar la economía, mientras que tiene que hacer casi magia para darle de comer a sus hijos.

Mientras que en un expendio de medicinas, José Flores, dijo que el dinero que cobra por la pensión no le es suficiente para comprar las pastillas para controlar la presión arterial.

Todo es no es nada nuevo, pero los consultados insisten en que debe denunciarse cada día más esta situación para ver si quienes gobiernan este país toman medidas acertadas, dirigidas a beneficiar al pueblo y no por simplemente mantenerse en el poder. “Los gobiernos son precisamente para resolver los problemas colectivos de los ciudadanos y no para andar culpando a otros de sus errores”, señalaron.

Dijeron que a pesar de la crisis por el coronavirus y la seriedad del tema, el gobierno no debe ocuparse sólo de esa situación, sino que también debe abordar casos como el de la economía y también el de los servicios públicos que están afectando mucho más la calidad de vida de las familias. Indicaron que, por ejemplo, la electricidad está acabando con los electrodomésticos de los cojedeños, la falta de agua impide una buena higiene en el hogar, el deterioro de las telecomunicaciones, la impuntualidad del aseo urbano, la inseguridad, falta de transporte, entre tantos otros problemas, agudizan más la crisis en esta región llanera.

No sólo es el coronavirus lo que está acabando con la tranquilidad de la familia cojedeña sino todo un conjunto de situaciones adversas generadas por la falta de eficiencia, voluntad de servicio, capacidad y honestidad para resolver los asuntos que le competen a las instituciones del Estado, coinciden en señalar los cojedeños.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí