¡Tres propuestas para el cambio unitario!

0
256

Por Pedro Mena.- Los días siguen pasando y el tiempo inexorable avanza sin pestañear, mucho menos disimular la gran carga emocional que significa estar en una especie de congelador de los hechos sociales. Toda la concentración está cifrada en los detalles del juicio seguido al testaferro de Maduro, Alex Saab, preso en Cabo Verde, y ante el lento movimiento de las cortes de ese país, pareciera que el tiempo se detuvo por un instante, y el resto del mundo como si nada ocurriera. Solo epítetos, discursos banales y retóricos. La gran mayoría no entiende de este tipo de juegos, por el contrario, piensa que estamos cayendo en una debacle inoperativa y peligrosa para el futuro del país.

Conociendo la realidad de nuestro país, y analizando en perspectivas las futuras batallas que tenemos por delante contra el narcodictador, tomé la iniciativa de leer los últimos documentos analíticos, emanados del Consejo Superior de la Democracia Cristiana, el elaborado por los miembros del Conferencia Episcopal Venezolana, así como también el de la iglesia protestante, y los emanados de la universidades como la Católica Andrés Bello. Todos ellos tienen una similitud de coincidencia y objetivos políticos que nos obligan a resaltarlo, como una contribución final a nuestra luchas contra la narcodictadura. Las coincidencias apuntan a lograr y fortalecer la unidad, no solo como una poderosa maquinaria de activismo político, sino como una fuente inagotable del crecimiento de las fuerzas opositoras en su conjunto, de hacerlo sería el mayor aporte en este justo momento histórico, a la derrota del narco terrorismo en Venezuela.

En tal sentido formulamos un llamado patriótico para lograr trabajar en esas coincidencias y desarrollar un plan común, coherente y eficaz. Es importante destacar que, para lograr un mínimo de coherencia política, deben echarse a un lado los intereses grupales y personales, a los fines máximos de los objetivos superiores de la patria mancillada.

En tal sentido hacemos tres propuestas concretas para ser desarrolladas, previamente discutidas, por todos los sectores políticos opositores.

Primera propuesta

Constitución a la brevedad de la Alianza Nacional Unitaria Patriótica, no importa el nombre sino sus objetivos, en una reunión online zoom, mediante la presentación de un documento suscrito por todos los factores democráticos, con presencia del liderazgo del presidente Juan Guaidó, de los líderes de los partidos que integran la directiva de la actual Asamblea Nacional, órgano primario y soberano del pueblo que nos permite tener el reconocimiento de más de 60 países, ellos son: Acción Democrática, Un Nuevo Tiempo, Primero Justicia y Voluntad Popular, incluyendo a la Causa R, Proyecto Venezuela, Convergencia, otras organizaciones como Vente, ABP, Partido Centro Democrático del Zulia, entre otros. Garantizar la invitación y presencia de los dirigentes opositores Antonio Ledezma, María Corina Machado, Diego Arria. Ampliar el radio de acción y en el mismo sentido abrir la compuerta de la amplitud a sectores de liderazgos independientes y representantes de la sociedad civil venezolana, como los casos de Oswaldo Álvarez Paz, Humberto Calderón Berti, Enrique Finol Colmenares, Asdrúbal Aguiar, Amalio Belmonte, Rosa Mármol de León, Dr. Román Enrique Corredor, Omar Estacio, Cecilia García Arocha, Raúl Casanova, José Mendoza Angulo, Almirante Rafael Huizi Clavier, Humberto Acosta, Genaro Mosquera, Carlos Ortega, Carlos Fernández, Jorge Roig, Leopoldo Vizcarrondo, Dr. Pablo Gómez, Atilio Maldonado.

Integrantes miembros de la Conferencia Episcopal Venezolana, de los sectores productivos y de trabajadores, FEDECAMARAS, CTV, FEDERACION MÉDICA VENEZOLANA, FAPUV, CGT, CODESA, ASI VENEZUELA, ATREM, SNTP, COLEGIO DE PERIODISTAS, FEDERACION VENEZOLANA DE MAESTROS, COLEGIO DE PROFESORES, FEDERACIONES DE ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS, RECTORES UNIVERSIDADES AUTONOMAS (AVERU) y los representantes de los medios de comunicación independientes.

En este documento debe destacarse el llamado a no participar en ningunas elecciones convocadas por el CNE írrito e ilegal del régimen, en especial las parlamentarias, haciendo una declaratoria y llamado a la abstención militante como un acto de rebelión civil y democrática contra la dictadura. Reiterando que hasta que no exista un CNE designado por la AN y se realicen elecciones libres y democráticas, la actual AN seguirá en sus funciones institucionales.

Segunda propuesta

Crear las bases jurídicas del Gobierno de Emergencia Nacional, responsabilidad directa de AN legítima, sobre las bases de la interpretación y aplicación de los artículos 2,6,7, de los Principios Fundamentales de la Constitución Nacional Bolivariana, y de los artículos 251 y 252, creando el Consejo de Estado, ampliando sus funciones e integración, con representantes de la sociedad civil, e instituciones políticas y gremiales.

Tercera propuesta

Estudiar la posibilidad, en el mes de noviembre 2020, de realizar una CONSULTA POPULAR Y CONSTITUCIONAL, establecida en la Constitución Nacional Bolivariana en sus artículos 70, 71 y 72, organizada por la AN, cuya experiencia positiva fue la realizada el 16 de julio 2017, recién cumplimos tres años de esa histórica jornada contra la creación ilegal de la ANC, la cual murió al nacer por la fuerza del pueblo donde 7.186.170 venezolanos votaron en los 2200 centros electorales “Puntos Soberanos” a nivel nacional e internacionalmente en contra de las pretensiones de la dictadura.

Repitamos esa hazaña histórica nuevamente en una coyuntura política excepcional, incorporemos al pueblo de Venezuela a recuperar su protagonismo en las calles, usando su mejor arma que es el voto. Elaborar tres preguntas claves y planificar el uso de la tecnología para garantizar la votación popular. En la diáspora internacional tenemos más de 6 millones de votantes, que nos garantizan superar la anterior consulta popular; seamos creativos e incorporemos. ¡MANOS A LA OBRA!…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí