Peticiones de los maestros en su día fueron ignoradas en el Ministerio del Trabajo

0
128

“¡Seguimos en la calle con o sin pandemia!”, gritó Aulín Marchena este viernes 15 de enero, Día del Maestro, frente al Palacio de Justicia. Con la cara roja,  y mientras se acomodaba el tapabocas, la maestra replicaba que “¿hasta cuándo este Gobierno va a maltratar al pueblo trabajador”.

Ahí, en la sede de los tribunales civiles de Caracas, pasadas las 10:00 a. m., un pequeño pero enérgico grupo de educadores trancó la calle en protesta por la violación de sus derechos laborales.

“Hemos entendido que la única manera de nosotros lograr nuestras reivindicaciones es saliendo a luchar”, declaró la secretaria de contratación colectiva y reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital, Gricelda Sánchez.

La sindicalista pidió a la sociedad civil, a los padres, madres y representantes sumarse al reclamo del gremio: “Valoren a sus maestros señores, los educadores no nos vamos a rendir… creemos que Venezuela se puede recuperar, se puede levantar y apostamos todo a que tengamos un mejor país”.

Denunció que el Ministerio de Educación no solo tiene deudas sin pagar, sino que ahora el ministro Aristóbulo Istúriz “se atreve a suspender el salario de los trabajadores en medio de esta situación de país que tenemos”.

Los docentes también exigieron la liberación de su colega Robert Franco, secretario general del Colegio de Profesores de Venezuela seccional Sucre, quien permanece preso desde el pasado 26 de diciembre.

La administración de Nicolás Maduro vincula a Franco a un supuesto boicot de la instalación de la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre. Sus compañeros afirmaron que él no es un terrorista.