El pueblo debe apartarse de hechicerías y supersticiones señala Obispo de San Carlos 

0
951
Luego de la solemne eucaristía la imagen de El Nazareno recorrió las principales calles de San Carlos. (Foto: Alexander Olvera).
Alexander Olvera.-
San Carlos, abril 1.- (Las Noticias de Cojedes).- Ubicarse lejos de doctrinas ideológicas, santería, brujería, de tantas supersticiones y de tantas cosas que no dejan crecer a las personas como hijos de Dios, recomendó el obispo de San Carlos, Monseñor Polito Rodríguez Méndez, en su homilía del miércoles santo.
Esta misa fue transmitida a través de Pastoreña 89.7FM y emisoras aliadas de Cojedes, en la cual el prelado dijo que este es un día para que el pueblo piense en la figura de Jesús Nazareno y reflexione para ser un buen católico.
El obispo valoró la fe del pueblo y señaló que «por eso este pueblo se va a las calles a recibir a El Nazareno, que es su Dios, es su salvador, que murió en la cruz y ha resucitado para darnos nueva vida y vida en abundancia para librarnos de la esclavitud y los poderosos. Ese es el Nazareno que está en muchas calles de este país».
Recalcó que es un día para volverse a Dios y pensar en el trabajo, en el estudio, en las familias bien constituidas, en el progreso y desarrollo del país, en crear una cultura política honesta, responsable que esté al servicio del pueblo. Destacó que también se debe suplicar al Señor para que cese la pandemia.
Indicó que es propicia la ocasión para que se piense en la fe de los bisabuelos, abuelos y padres que nos enseñaron a amar a Dios y a la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica.
Mencionó que también es un día para amar a la Virgen, comprometernos en ser mejores, ser honestos, responsables, tener ética, moral y volvernos hacia Dios que en definitiva nos salva.
«Amen a Jesucristo, al Señor, nuestro Nazareno. No le tengan miedo a Dios que es nuestro Señor y nuestro salvador, que es el camino, la verdad y la vida. Pidamos que interceda en nuestras vidas para también cargar con nuestros sufrimientos, nuestros dolores y todo aquello que no nos permite ser libre», señaló el Obispo.