Muerte de Luis Linares enluta dirigencia democrática de Cojedes

0
1044

Carlos Hernández.-

San Carlos, marzo 6.- (Las Noticias de Cojedes).- La muerte del dirigente de Acción Democrática, Luis Linares, enluta no sólo a la dirigencia y militancia del partido blanco, sino a la dirigencia de oposición democrática en esta entidad federal, pues Linares fue un hombre combativo -en el buen sentido de la palabra- por sus ideas pero al mismo tiempo abierto al diálogo, solidario con la gente y de respeto hacia quienes no compartían su ideología política.

Por esa forma de ser, respetuoso hacia el ser humano, se ganó el afecto de sus compañeros de partido y de independientes e incluso gente de otras toldas políticas en el municipio Anzoátegui de Cojedes -donde principalmente ejerció su carrera política- al punto que ocupó posiciones desde concejal, diputado y alcalde de esa jurisdicción en varias oportunidades.

Era un caballero en la máxima extensión de la palabra, solidario con su gente anzoatuiguense, en especial con los más humildes, de trato cordial y respetuoso, y en el ejercicio de funciones públicas procuró ayudar a las colectividades en lo referente al mantenimiento de los servicios públicos, así como a estimular a los pequeños productores del campo, a los deportistas, estudiantes, trabajadores, en fin promover acciones que conllevaran al desarrollo del municipio.

En ese trajinar de la política regional consumió su vida, llevando siempre el mensaje a las comunidades por la defensa de la democracia, sistema político en el cual creyó siempre y que defendió con argumentos y posiciones claras, como él mismo decía. Para él Venezuela y Cojedes merecían un futuro mejor, lleno de oportunidades para los jóvenes y las familias, de manera que por eso batalló hasta el último momento de su vida, dejando como legado -en conversaciones con sus amigos- que la constancia en el ejercicio de la acción política es premiada por Dios y por el pueblo cuando el fin a alcanzar es justo y para el bienestar de la gente que aspira la libertad y la democracia.