Académicos preocupados por el uso de candidata vacunal rusa en Venezuela

0
425

La Academia Nacional de Medicina (ANM) expresó su preocupación este martes, 8 de junio, ante la introducción en la población venezolana de productos de dudosa credibilidad científica, esto a propósito de los anuncios de la administración de Nicolás Maduro sobre la adquisición y el uso de la candidata vacunal rusa contra el Covid-19, la EpiVacCorona.

En un boletín difundido este martes, la institución advierte que se conoce muy poco sobre la EpiVacCorona, cuyo diseño científico y ausencia de pruebas clínicas adecuadas generan preocupación. De acuerdo con lo detallado por la Academia Nacional de Medicina, la EpiVacCorona es un producto biológico «minimalista» que se basa en tres pequeños segmentos (péptidos) de la proteína S de la espiga, que los investigadores rusos piensan que serán suficientes para conferir protección contra el Covid-19.

«La base de datos de la OMS indica que la fase 3, que es necesaria para determinar si el producto es verdaderamente eficaz, se realizaría entre noviembre 2020 y septiembre 2021, con la participación de tan solo 3.000 voluntarios», detalló la institución en su boletín.

La Academia Nacional de Medicina alude al anuncio del gobierno de Maduro sobre la adquisición de 10 millones de dosis de la candidata vacunal rusa, una acción que calificó de sorpresiva, y por lo que destacó que no se conocen los términos del contrato ni la información científica en la que se basó la administración de Maduro para comprar las dosis de la EpiVacCorona.

El pasado 4 de mayo, la vicepresidenta del gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez, anunció el inicio de los ensayos clínicos de la EpiVacCorona en el país, luego de que el embajador ruso en Venezuela, Sergei Mélik Bagdasárov, se aplicara el fármaco en una transmisión televisada por el canal estatal VTV.

«Todavía no existe ninguna evidencia de eficacia protectora y el número de voluntarios podría no ser suficiente para detectar posibles efectos adversos. Nos llama la atención que en este caso no continuaron los protocolos sustentados con evidencias científicas que se siguieron con la vacuna Sputnik V», precisó la Academia Nacional de Medicina, que ofreció su asesoría para la selección de las vacunas que ya hayan demostrado seguridad y eficacia.