Mons. Polito Rodríguez: Dios no quiere esclavos sino personas libres que construyan una sociedad justa

0
261

Carlos Hernández.-

San Carlos, julio 18.- «El hombre es imagen y semejanza de Dios… pero si no se conoce a sí mismo cualquier ideología le arrodilla y le convierte en esclavo…  (ciertamente) Dios no quiere esclavos, sino hombres y mujeres libres que construyan una sociedad justa, equilibrada, que sea próspera».

Tales palabras fueron pronunciadas por el obispo de San Carlos, Cojedes, monseñor Polito Rodríguez Méndez, durante su homilía en la misa de este domingo 18 de julio de 2021, transmitida por Pastoreña 89.7 FM y emisoras aliadas.

Insistió en que debemos saber quiénes somos para no andar a la deriva ni ser marionetas, debemos descubrir la grandeza y lo profundo que somos por la gran misericordia de Dios que nos ha creado.

«Hay que abrirse siempre a la gracia de Dios pues ella libera y hace que trascienda el ser humano, pero ahí entra la libertad del hombre, (recordemos que) Dios entra sólo donde le permiten». El obispo continuó explicando que Dios no es como el abusador que entra donde le da la gana atropellando lo que sea. Dios no es así, es misericordioso, siempre tiene gran paciencia para con el ser humano, para que vuelva a él y se haga un hombre nuevo… «ese hombre nuevo conociendo su capacidad antropológica es capaz de crear valores, para que se libere de la esclavitud del pecado que rompe con la voluntad de Dios… ese ser humano debe ir creando valores como la justicia y la libertad (que se ve coaccionada a veces por el pecado, por las ideologías, ambientes culturales e incluso religiosos)…»

Resaltó que el hombre nuevo nace con Cristo… y entre otros valores lleva consigo la solidaridad, fraternidad, el amor que es la fuerza y centralidad de cualquier ser humano… así se construye el hombre nuevo… y cada sacramento de la iglesia va haciendo también el hombre nuevo, el bautismo, confirmación, reconciliación… son los canales, el sistemas de riego por los que Dios hace que la gracia llegue al ser humano y ese ser humano es una persona nueva, lo construye Dios, no las ideologías.

Hizo énfasis en la gran responsabilidad que en la familia deben tener el papá y la mamá para educar los hijos de manera que sean personas libres.. «en el hogar se echan las primeras bases, los padres son los primeros escalones para poder ir construyendo ese hombre nuevo» y luego la escuela debe reforzar esos valores para que sea una persona firme y no se deje coaccionar porque sabe hacia dónde va.

Entre otras cosas destacó que también el Estado debe estar llamado a construir bases sólidas para que este hombre nuevo crezca en responsabilidad, con justicia, que tenga ambientes apropiados para tener una vida sosegada, en paz, como lo dicen las lecturas bíblicas… el Estado no debe esclavizar, humillar, coaccionar, sino todo lo contrario…

Igualmente la iglesia debe ir desarrollando también lo que el niño ha aprendido en el hogar y que crezca en Cristo… Aquí refirió la importancia del pastor que es un instrumento de Dios para construir ese hombre nuevo… «Dios tiene sus instrumentos que son el sacerdote, el obispo, su iglesia, que debe estar clara en la misión a desarrollar y para eso el pastor al conocerse a sí mismo y a la sociedad, puede prestarle un servicio mejor a la comunidad». Más adelante advirtió: «pobre de aquel pastor que se desvía y no hace lo que el Señor le ha encomendado…»

Concluyendo su homilía pidió a Dios que vea con misericordia a nuestro país, a nuestro pueblo, a cada uno de nosotros… «mi esperanza es que a las futuras generaciones no les corresponda vivir esto que estamos viviendo, se merecen algo mejor, este es un país muy rico que el Señor ha creado para nosotros» que debe marchar en paz y en progreso.