INAC prorrogó por otros 30 días la suspensión de las operaciones aéreas internacionales

0
475

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil informó el domingo que extendió las restricciones de las operaciones aéreas internacionales por otros 30 días.

Las autoridades del régimen de Nicolás Maduro solo ratificaron los vuelos hacia Turquía, México, Bolivia, Panamá, Rusia y República Dominicana para el traslado de pasajeros, carga y correo. Esto de acuerdo con la información señalada en un comunicado.

Se ratificó asimismo la restricción de las operaciones de aviación general y privada dentro de Venezuela, exceptuando las operaciones comerciales permisadas. También las que se establezcan en semanas de flexibilización decretadas por el Ejecutivo nacional.

“Seguimos coadyubando con el combate implementado contra el covid-19, tomando las medidas necesarias para contrarrestar esta pandemia, cumpliendo las normas preventivas emitidas por el gobierno bolivariano, con el apoyo del Ministerio de Transporte”, expresó.

El INAC informó que durante la semana de flexibilización se autoriza la apertura supervisada de las operaciones aéreas de aviación comercial desde y hacia los aeropuertos controlados dentro de la región de información de vuelo de Maiquetía, en el estado Vargas.

Quedaron exceptuados los estados fronterizos Bolívar y Táchira, que refieren autorización previa por parte de la autoridad aeronáutica.

El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil publicó en días recientes las condiciones mínimas requeridas ante la reactivación de las operaciones aéreas, que estuvieron más de un año suspendidas debido al coronavirus. El objeto es preparar las aeronaves y tripulaciones para el funcionamiento seguro.

El organismo señaló mediante una resolución una serie de medidas ajustadas a las recomendaciones de la Organización de Aviación Civil Internacional para mitigar los efectos causados por la pandemia, que deberán cumplirse durante los siguientes 30 días a su publicación.

“Considerando los elementos novedosos que representan un problema para la seguridad operacional, por el tiempo que ha transcurrido desde la suspensión de las operaciones aéreas y que supondrá la caducidad de muchos procesos y el vencimiento de certificados y documentos así como los efectos de la preservación e inactividad de las aeronaves y personal aeronáutico”, manifestó.