Venezuela recibe a desplazados que huyen de la confrontación armada en Arauca

0
504

La escalada de violencia que se vivió el pasado fin de semana en varios municipios del departamento colombiano del Arauca, fronterizo con Venezuela, no solo causó la muerte de 24 personas sino también el desplazamiento de 50 familias. Venezuela informó este miércoles que ha proporcionado asistencia a quienes cruzan la línea limítrofe huyendo del «terror» y que mantiene sus tropas en la zona.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, publicó un tuit acompañado de varias imágenes donde se observa cómo uniformados y civiles, del lado venezolano de río Arauca (estado Apure), reciben a un grupo personas que llegan en canoa desde Arauquita, uno de los municipios colombianos donde ha habido confrontación entre el Frente de Guerra Oriental del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por el «control de las economías ilícitas».

Padrino López aseveró que Arauquita se encuentra «asediada por el terror y la violencia» y que por ello sus habitantes se han tenido que desplazar hasta Venezuela. «La comunidad internacional debe observar este conflicto con visión humanitaria», puntualizó

Por su parte, el comandante estratégico operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), Domingo Hernández Lárez, ratificó que las fuerzas militares venezolanas se mantienen desplegadas «en el eje transfronterizo» y que se encuentran preparadas «para enfrentar cualquier falso positivo del gobierno de Colombia». «Mantendremos nuestra soberanía a todo trance», agregó.

Este fin de semana, en menos de 24 horas, fueron asesinadas más de 24 personas en los municipios colombianos de Arauquita, Tame, Fortul y Saravena, donde ya en 2019 la Defensoría del Pueblo de Colombia había emitido una alerta temprana por violencia «estructural» en la zona, debido a que los grupos armados ilegales se enfrentan desde mediados de 1980 por el acceso a los recursos naturales y la renta petrolera, con el fin de garantizar su existencia y el mantenimiento de sus actividades ilícitas.