Obispo invitó a fomentar la cultura del trabajo y alejarnos del pecado en el día de la Patrona de Cojedes

0
632
Monseñor Rodríguez exhortó al trabajo y la honestidad.

Carlos Hernández.-

Lagunitas, septiembre 9.- (Las Noticias de Cojedes).- El obispo de San Carlos, Monseñor Polito Rodríguez Méndez, y todo el clero cojedeño, se concentró en Lagunitas, municipio Ricaurte, para las actividades conmemorativas del día de la Patrona de la Diócesis de esta entidad llanera, María, Madre del Divino Pastor, este 8 de septiembre de 2022, donde ante una multitudinaria presencia de feligreses y ante las autoridades civiles y militares de Cojedes, invitó a todos al trabajo, a alejarse de la mediocridad y la cultura del mínimo esfuerzo.

Virgen María, Madre del Divino Pastor y el clero cojedeño.

«Yo exhorto siempre es al trabajo, estudio, a cultivar la fe, responsabilidad, disciplina, en cada uno de los ambientes donde se puedan desenvolver. Nuestro país necesita es la cultura del trabajo, no puede ser que se haya metido la cultura del mínimo esfuerzo, que las cosas vayan a la mediocridad y no se progrese», enfatizó Mons. Polito Rodríguez.

La feligresía asistió masivamente a la misa en Lagunitas.

El pueblo de Ricaurte y asistentes de cada uno de los municipios y parroquias de Cojedes llenaron la plaza Bolívar pues la santa misa se ofició desde una tarima que se colocó frente a la iglesia, Santuario de la Patrona de los cojedeños, en una manifestación de fe hacia la Virgen María, Madre del Divino Pastor.

Muchos de los asistentes dieron gracias a Dios por favores concedidos por medio de la intercesión de la Virgen; otros oraban a la espera de sanación y cada uno por sus distintas necesidades e intenciones, así como por la iglesia y la paz en Venezuela y el mundo.

Procesión con María, Madre del Divino Pastor.

El obispo recalcó: «Hoy María se une al dolor de las mujeres que sufren por la muerte prematura de sus hijos, por enfermedad, accidente o por la violencia de los demás que les matan injustamente», dijo Mons. Polito Rodríguez Méndez, quien exhortó al pueblo a alejarse del pecado y a buscar el encuentro con Cristo para constituir una mejor sociedad.

En sus sabias palabras el obispo dejó clara la necesidad de la conversión, por parte de cada uno de los presentes y quienes desde sus casas recibían el mensaje a través de la radio y redes sociales, acercándose a Jesucristo, para lo cual la intercesión de la Madre del Divino Pastor es un camino.

El clero cojedeño en demostración de amor al pueblo y a la Madre de Dios oró fervientemente por el incremento de la fe, la restitución de los valores en la sociedad cojedeña, la paz y la reconciliación y el perdón ante las fallas y debilidades humanas con el compromiso de servir a los más necesitados.